Tengo pareja… ¡pero quiero tener la experiencia de vivir en el extranjero! ¿Qué hago?

Viajar sin tu pareja, muchos/as se han encontrado en esta tesitura. Tenemos pareja, estamos bien, nos planteamos un futuro en común, pero… también tenemos ganas de vivir en el extranjero, de enriquecernos gracias a nuevas experiencias, de mejorar nuestras habilidades, etc.

Pero claro, todo el mundo nos dice que la distancia acaba con las relaciones, que será imposible estar juntos si no hay contacto diario, que irnos es como romper…

Los dingoos sabemos que viajar sin tu pareja es un tema muy sensible, y que no hay verdades absolutas, pero ¿por qué no tratarlo igualmente?, ¿por qué no abrir una vía de debate que nos enriquezca a todos/as?

En la base de este pensamiento está el miedo a viajar sin tu pareja

Miedo a la pérdida, a perder a una persona a la que amamos. También podemos tener miedo a echar tanto de menos a esa persona que no podamos disfrutar de la experiencia. Que nos limite en nuestro a día a día y que por lo tanto el viaje no nos sirva de nada. ¿Cómo controlar este miedo?

Viendo la relación como un camino y no como un lugar al que hemos llegado

Todas las relaciones evolucionan, porque nosotros también lo hacemos. Es imposible que sepamos hoy a dónde va a ir nuestra relación, convivamos con nuestra pareja o nos vayamos a miles de kilómetros de distancia.

Quedarnos al lado de alguien (desde el punto de vista geográfico) no asegura absolutamente nada, al igual que no lo hace irnos lejos.

Si es imposible que sepamos qué va a pasar en el futuro ¿por qué sentimos miedo?

Porque sabemos que las decisiones que tomamos hoy afectarán a lo que pase mañana. Pero ¿por qué la decisión de quedarnos será mejor para nuestra relación que la de irnos?

Cuando vemos la relación como un camino y no como un fin en sí mismo sabemos que las experiencias que vivamos individualmente y juntos a lo largo de nuestra vida harán cambiar la relación. El sentido en el que lo haga no lo sabemos, pero el movimiento es imposible de controlar, haberlo lo habrá.

Si nos quedamos en casa también habrá un cambio, porque habremos descartado algo que nos hacía ilusión, una experiencia que podría ser muy importante para nosotros ¿Y cómo afectará esto a nuestra relación? Imposible de saber…

Por lo tanto, la decisión de quedarnos también supone incertidumbre. Nadie te dice que si te quedas todo irá genial.

Si existe incertidumbre tomemos la decisión que tomemos… ¿qué hacemos?

Parar a escucharnos. Si tienes en cuenta que es imposible saber lo que va a ocurrir en un futuro, para a escuchar lo que quieres hoy, en tu presente. ¿Quieres vivir en el extranjero? Pues vive en el extranjero. ¿Quieres posponerlo? Posponlo. Lo importante es que tomes la decisión y lo hagas ya.

Como dice Kevin Johansen: «But do it now, timing is de answer. Do it now, timing is de answer to success»

Siente lo que quieres hoy, lo que hoy te mueve y te hace ilusión (recuerda nuestro artículo sobre la ilusión). Decidas lo que decidas tu opción será la mejor para ti, porque es la que has tomado hoy, lo que hoy querías realmente.

Este es nuestro punto de vista, pero habrá muchísimos, ¿qué opinas tú?

Si tu elección es venirte a Australia junto a tu pareja o solo, contacta con nosotros. Aunque la decisión sea difícil de tomar, al menos nosotros te facilitaremos todo lo demás.

¿Quieres seguir recibiendo información interesante sobre Australia y experiencias en extranjero? Pues no olvides suscribirte a nuestra newsletter.

Un comentario

Escribe un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.